Bioanálisis al día

Informaciòn especializada para bioanalistas

Bioanálisis al día | Para más información viste www.bioanalisisaldia.net

De manera sencilla se distuten temas de interés

Tema de hoy - Tema 26

Condiciones mínimas para un análisis.

El mundo de la calidad en el laboratorio clínico es bastante amplio. Quien se adentra en él suele salir agobiado de tanta información y técnicas para su mejora. Sin embargo, existen algunos aspectos básicos que se deben tener en consideración para realizar un análisis de manera adecuada.

Listo lo que a mi juicio deben ser las condiciones mínimas para realizar un análisis:

  1. Instrumento en buenas condiciones (mantenimiento preventivo al día),
  2. Reactivos vigentes,
  3. Instrumento calibrado con el material de calibración adecuado y vigente,
  4. Equipo controlado, al menos con control interno. El material de control vigente debe ser procesado (al menos una vez al día), interpretado (gráficos de control, reglas de interpretación) y haberse tomado una decisión luego de su interpretación (equipo controlado o equipo fuera de control).
  5. Procesamiento de la muestra de acuerdo a lo establecido por el fabricante del instrumento/reactivos.

Por supuesto que faltan condiciones pre y post analíticas, y otras analíticas, pero las condiciones nombradas son de responsabilidad directa del bioanalista, y si alguna de ellas falla, el resultado del análisis sin lugar a dudas es deficiente.

Un instrumento carente de mantenimiento puede tener un error sistemático elevado, que quizás sólo pueda ser detectado por el control externo, el cual es inexistente en muchos laboratorios, y existen pocas opciones del mismo. Reactivos vencidos o dañados producen indudablemente un análisis incorrecto (¿Le daría una leche vencida a su hijo?) (Tema 20 Consumibles expirados, puedo seguir usándolos).

Si se deja de calibrar, el instrumento funciona (como por ejemplo los instrumentos de hematología), pero ¿cuál es el error sistemático de ese instrumento?, puede ser tan elevado que existan diferencias clínicamente significativas entre dos laboratorios, lo cual perjudica no solo a los laboratorios involucrados, sino a todo el gremio, encontrándonos con frases como “esos laboratorios son piratas y sus profesionales también”.

Controlar es vigilar que el equipo funciona de manera adecuada. Si lo dejamos de hacer es como ¡manejar un carro con los ojos vendados!, vamos hacia adelante (reportamos resultados) pero por fuera del rayado, chocando con la acera, otros vehículos o incluso atropellando algún peatón (resultados que no son útiles desde el punto de vista clínico, quizás son tan inverosímiles, que el médico no confía en ellos). Lo mínimo que debemos hacer es controlar al menos internamente, para así vigilar el error aleatorio y grandes perturbaciones del error sistemático. Si es posible, emplee también un control externo a fin de verificar de manera más expedita el error sistemático del equipo.

Aunque parezca tonto tener que esperar 10 minutos para realizar la lectura de una reacción, esas son las condiciones óptimas establecidas por el fabricante, cualquier cambio debe ser rigurosamente verificado mediante una “validación de métodos”. Evite cambiar las condiciones especificadas por el fabricante. Pooles de muestra de HIV o picados de tiras de orina son una mala práctica. (Tema 11 Pooles de muestras para disminuir los costos ¿Constituye una práctica aceptable?, Tema 01 Relación hemoglobina - hematocrito, ¿Mito o realidad?)

Trabajar con calidad es muy fácil, simplemente siga las instrucciones del fabricante, que incluyen las mismas condiciones mínimas que les he indicado.

Alfredo Gallardo

gallardo@bioanalisisaldia.net

18 de septiembre de 2013